¿Que os puedo contar sobre mi?

Pues que mi vida ha sido un poco como la de los muebles.

Muebles que restaurándolos pueden seguir teniendo una segunda oportunidad aún más plena que la primera. Pues eso me ha pasado a mi. De repente hace 18 años volví a nacer y pude seguir disfrutando de todo lo bueno y lo malo que la vida pone en tu camino. Arrastro una minusvalía bastante importante, que a veces me gasta malas pasadas y que hace que valore de otra forma todo aquello que me gusta.

Yo digo siempre que mi cabeza y mi creatividad no tienen que mermar porque mi cuerpo no me acompañe. Quizá sea esto, mi familia y mis amigos los que hacen que me levante cada mañana y luche por todo aquello que me hace feliz: investigar y probar nuevas técnicas para que todo lo viejito tenga su segunda oportunidad.

Os invito a todos a que sigáis este blog, que día a día tratará de rescatar esos trastos olvidados para convertirlos en protagonistas de nuestra decoaventura. Una forma de arrojar luz en los momentos más tenebrosos, una metáfora llena de vida con que alejar lo inservible de su inevitable destino, porque todos aún así merecemos otra oportunidad.

Los muebles son recuerdos. ¿Por qué deshacerse de ellos?.